La oración es la clave para afrontar la adversidad


Si quieres soportar con paciencia las adversidades y las miserias de esta vida, se hombre de oración. (San Buenaventura)


La lógica de esta frase de San Buenaventura radica en el hecho de que cuando oramos, experimentamos unidad con Dios, nos sentimos unidos a Él que es fuente de provisión, fuente de paz.


La oración genera en el orante un sentimiento de confianza, la certeza bendita de que no le estamos hablando a una piedra fría y sin vida, sino a Dios Padre misericordioso, omnipotente y omnisciente.


Lo que quiero decir con esto es que eso que tú y yo anhelamos, si es para nuestro mayor bien, él no solamente quiere, sino que también puede y sabe cómo y cuándo nos conviene recibirlo.


Por ello, el mejor modelo de oración, muy importante que lo recordemos y lo comprendamos en este tiempo de pandemia, es la oración del Getsemani: Tu voluntad Señor y no la mía. Petición esta que ya Jesús había incluido en el Padre Nuestro: Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.


Por consiguiente, si sabemos acogernos a su voluntad que es siempre el bien, el Espíritu producirá en quien ora, el dulce fruto de la paciencia, la cual viene de saber que en la oración, la misericordia de Dios eclipsa nuestra miseria, en tanto que al tiempo de admitir nuestras pobrezas reconocemos la abundancia de Dios Padre.


La persona que ora puede soportar con paciencia las adversidades, porque no ora desde la problemática, no ora con los ojos puestos en la calamidad, sino con los ojos puestos en Dios de donde vendrá su auxilio.


Finalmente, el hombre de oración vive inmerso en un circulo virtuoso porque quien ora espera, y la paciente espera, no es otra cosa que parte vital de la oración.


#oración #enriquefeliz #clave #afrontar #adversidad

Entradas destacadas