Please reload

Entradas recientes

El Espiritómetro”, herramienta 100% garantizada por el aval de la Santa Palabra

March 27, 2019

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Nuestra Señora de la acción

August 8, 2016

Ni las diferentes advocaciones y títulos que se le han conferido a la Santísima Virgen María, ni los santuarios y diversos lugares de peregrinación que llevan su nombre, ni la sumatoria de todos los Santos Rosarios y Coronilllas a la Divina Misericordia que se han realizado a lo largo de la historia, ni todas las imágenes que adornan templos y hogares, ni los libros, poemas y canciones que se han hecho para venerarla, ni los nombres a personas, emisoras, y ciudades que la honran, ni nada de lo que pueda hacer la humanidad en el futuro será suficiente para ponderar la indiscutible contribución  que ha hecho la madre de nuestro Señor por la redención de la humanidad.

 

Sin embargo, tan sólo una cosa bastaría para compensar todo el bien derivado de la extraordinaria magnitud de ese "SÍ" que estableció la esperanza de gloria en nuestro horizonte: Acogernos al llamado que en la boda de Cana' hizo para ti y para mí y que sigue resonando a través de los siglos cuando dijo: "Hagan todo lo que él les diga." 

 

¿Y quién con mayor autoridad moral y espiritual podría dar semejante mandato?

 

Recordemos que alrededor de 30 años antes de ella decir "hagan", primero ya había dicho "hágase en mí", colocándose gracias a su disponibilidad, obediencia y valentía en la perspectiva sin fin del Espíritu, liberando con ello cardúmenes y enjambres de bendiciones cuya propagación sigue en aumento por todo el mundo.

 

"Hagan" es una palabra derivada del verbo "hacer" que referida a la voluntad de Dios le da una connotación de poder a todo lo que hacemos en razón de que "no soy yo, sino el Cristo en mi quién hace la obra."

 

Y reconociendo que la cosecha es mucha y los obreros son pocos, el nombre de la Santísima Virgen María, lejos de evocar y limitarse a pasivas letanías, constituye un referente sagrado para la acción, porque hacer en el contexto del espíritu deriva en bienaventuranzas. "Bienaventurados aquellos que sabiendo estas cosas y las hacen."

 

Así que María, en tanto que madre y maestra, sabe apelar a la pedagogía de su ejemplo, tomándonos dulcemente de la mano para colocarnos en el trayecto del bien absoluto, en la ruta pavimentada, señalizada e iluminada del Reino. Y esto es así porque "No todo el que dice Señor Señor entrará al Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi padre que está en los cielos."

 

Ella ha saboreado las delicias del fruto de su acción en obediencia: "Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones." 

 

Sabe a quién obedeció y conoce muy bien a quién pide que obedezcamos.

 

No quiere obediencia a ella, sino hacia el Hijo, a quien corresponde toda la honra, el honor y la gloria; e intercede ante él para que el vino del espiritu abunde en nuestras vidas. 

 

De manera que, el "hagan" de María, procura también imprimirnos la dinámica del espíritu que acrecienta el bien en nuestro mundo y en nuestras vidas, puliéndonos hasta sacarnos el brillo suficiente como para que podamos ser medidos con la "Regla de Oro": "Por tanto, todo cuanto queráis que hagan los hombres, hacedlo tambien vosotros a ellos". 

 

En definitiva, y sin ánimo de entrar en el campo de la numerologia, observe el lector que la frase "hagan todo lo que él les diga", consta nada más y nada menos que de siete palabras, número en la Biblia que indica perfección, con lo cual nuestra venerable madre nos estaría dando también un vínculo sutil y clave para guiarnos por medio de la pureza en nuestras acciones hacia la santidad, lo cual trae a mi mente aquello de "sean santos porque yo soy santo" y "sean perfectos como mi Padre que está en los cielos es perfecto". ¡Jum!

 

Y es pues en este contexto, que me he atrevido a hacer público mi  "loco invento", desvelando así el secreto de mi "nueva advocacion", para poder llamarle a la Santísima Virgen María, en el silencio de mi oración, sin que nadie se interponga o me lo impida, "Nuestra Señora de la Acción".

 

 

 

Please reload

Comparte