Buscar

No hay puerta cerrada que no se abra para aquel que escucha y acoge la palabra

Vivir de a plena conciencia en la presencia de Dios debería ser el imperativo de todo convertido, porque ello equivaldría a experimentar su reino aquí en la tierra de manera continua y sin pausa. Si le preguntáramos al “discípulo amado” cómo lograrlo, seguramente nos remitiría al capítulo 4 versículo 16 de su primera carta, para decirnos allí que “Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en él”. O sea que alcanzar tan alto ideal supone una auténtica comunión entre Dios y el hombre que vive en su amor, gracias a la cual encuentra su dicha. Ahora bien, ahondando un poco más en el tema descubriremos que sea que amemos o no amemos, lo cierto es que de todos modos siempre

Síguenos
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Google+ - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2019 Enrique Féliz - Todos los derechos reservados